domingo, noviembre 25, 2007

Los Ocho Peligros de Tierra Negra o El Decálogo que se me quedó corto

Haciéndome eco del meme lanzado desde La Frikoteca me dispongo a escribir las 8 cosas que me apetecen y en mi caso se tratan de los...

OCHO PELIGROS DE TIERRA NEGRA

Cuando te adentres en esta región maldita deberás cuidarte de los muchos males que se cernirán sobre ti para acabar con tu vida. Aquí van:

- Los muertos vivientes. Tras la Batalla del Valle de Köreth y la huida de la mayoría de los Señores Oscuros a sus cubiles malditos muchos no-muertos pululan por diferentes regiones de Tierra Negra aterrorizando a sus habitantes. La mayor concentración de estos seres se centra en la Región del Este, donde gobierna el Caballero del Cuervo, Maestro de la Ley y Duquesa de Tierra Negra. No obstante a lo largo de estos últimos meses ha habido algunos combates en la Región Central y un par de tabernas y postas aniquiladas en la frontera norte del antiguo condado de Orthen.

- Bandidos y piratas de río. No son pocos los desposeídos en el Ducado de Tierra Negra, pues la Guerra Civil, el apoyo a otros conflictos bélicos, la hambruna ocasionada por lo estéril de la tierra, ha ocasionado que muchos de sus habitantes dediquen su vida al bandidaje y la piratería. El Río de la Vida proporciona una de las más efectivas vías de comercio, al ser uno de los más caudalosos y tranquilos de toda la región norte del Imperio Fénix, lo que ocasiona los contínuos ataques de piratas y forajidos. A esto se suma las frecuentes incursiones de jienetes de Turiel, tribus thalesianas del norte y otros clanes bárbaros que buscan una forma rápida de conseguir comida y botín de las depauperadas tierras del ducado. Muchos de ellos son conscientes de que su único destino es la muerte, pues los castigos de los Maestros de la Ley son realmente brutales y explícitos, pero su grado de desesperación es tan grande que aún así se arriesgan a ello.

- Recios de Blaugir. Los veteranos de muchas batallas contra los no-muertos se encuentran en un peligroso estado de molicie que a los gobernantes de Tierra Negra comienza a preocupar. No son pocos los saqueos, abusos y asaltos cometidos por las fuerzas de choque del ejército de Lord Blaugir, ya que no quedan conflictos en los que luchar y la amenaza de los grandes enemigos del ducado como eran los Señores Oscuros está cada vez más diluida. Ni siquiera el Páramo del Liche ha dado muestras de actividad en los últimos meses, cosa que tiene muy preocupado al caballero del Cuervo pues sospecha que Kalak, el Señor de los Liches debe estar tramando algo.

- Los clanes orcos. De todos es sabido que desde la caída de la Reina Glaurg muchos líderes orcos están buscando unir de nuevo el fragmentado y antiguamente poderoso Clan del Colmillo Sangriento bajo su liderazgo con escaso éxito. Muchas leyendas circularon sobre la llegada del Elegido de Mog, sobre la hija electa de Gubaramonga y otras profecías pero éstas no han llegado a cumplirse o directamente jamás fueron ciertas. Tanto Glaurg, como Buzag Murak, así como Graulock Zhaman y Gortraka han estado a punto de cumplir con este destino, pero por unas razones u otras han sucumbido ante diversos enemigos, han muerto o desaparecido en el proceso. Los señores de la guerra orcos buscan aquel líder que les lleve hasta la más grande las batallas, como vaticinó en su día su dios Mog, el del Puño de Bronce. Mientras tanto estos mismos líderes se dedican a saquear, destruir y asesinar todo lo que pueden tanto en Tierra Negra como en sus alrededores.

- La Iglesia de la Guerra. Más que en ningún otro lugar de Kendoria, la Iglesia de los Cuatro Puntos Cardinales de la Guerra siempre ha buscado al hereje, al traidor, al apóstata y al blasfemo allá por donde se escondiera. Sin embargo, y a pesar de ser buenos ciudadanos o fieles a aquel Dios implacable, no son pocos los que caen en su red de investigadores, dedicados en cuerpo y alma a la busqueda de la temible mácula de la corrupción en las almas de los descarriados. Los Ojos de Dios, agentes secretos de la religión oficial del Ducado buscan a aquellos que atentan contra el Único y Verdadero Dios y los llevan ante sus Santos Tribunales para confesar sus pecados y capitular. La Iglesia de la Guerra ha perdido recientemente a su cabeza gobernante, el Profeta de las Huestes, y se encuentra actualmente sin nadie que la dirija con el brazo recio de la Justicia Divina. El Profeta huyó tras descubrir una terrible verdad a través de una de sus visiones en el encantado pueblo de Naia y actualmente se encuentra en paradero desconocido. Algunos susurran que vio la corrupción de su misma Iglesia y el avistamiento del millar de demonios que pugnaban por devorar las almas de sus fieles. Sea como sea, las injusticias y los juicios sumariales son cada vez más frecuentes y, sospechosamente erróneos...

- El Wendigo. El espíritu voraz del Wendigo sigue asolando las regiones Central, Oeste y la del Baluarte siempre que despierta de su temible letargo. Se sospecha de una secta de adoradores que le brindan las almas de los viajeros que consiguen capturar para que les sea concedido su favor. Son pocas las ocasiones en que este ser, del que las investigaciones de varios eruditos del Baluarte lo señalan como un avatar del Dios orco Gormanga EstómagoInfinito, se alza furioso en contra de las poblaciones terranegrinas, pero cuando esto acontece los pueblos quedan desolados y una senda de destrucción y cenizas quedan como testigos mudos de la voracidad e impiedad de La Bestia. Algunas brujas y hechiceros vulgares venden chupercherías que aseguran protegen al viajero del ataque de La Bestia aunque no hay nada probado. De todos modos nunca está de más llevar una pequeña herradura, pata de conejo o rabo de lagartija bendito por una sacerdotisa de la Triple Diosa colgado del cuello por si las moscas.

- Las Luces. Cuando cae la noche en la Región del Sur, unas luces mágicas se encienden en medio de la oscuridad de la noche atrayendo a los viajeros hacia los acantilados, viejas zanjas llenas de estacas abandonadas desde la Guerra Civil o pantanos de profundas arenas movedizas. Algunos leñadores y cazadores supersticiosos dicen que son los espíritus de los hombres que cayeron en la guerra contra el Príncipe defendiendo sus posiciones. Otros que se trata de los soldados muertos defendiendo el Muro y que claman venganza desde que éste fuera desmantelado. Algunos viejos afirman que se trata de la Corte Oscura, las hadas que claman venganza contra aquellos que abandonaron al Rey Aldrion a su suerte en Naia y que sin duda desean la muerte del Maestro de la Ley gobernante en esta región por aliarse con las sacerdotisas de la Triple Diosa. Otros susurran en voz baja el nombre de una antiquísima bruja que despertó de su sueño eterno y que responde al nombre de Yayamoga... Sea como sea, sean ciertos estos rumores o no, cuentan que el Maestro de la Ley ha encargado que le fabriquen una nueva armadura, en la que trabaja todo el día el mejor de sus herreros y que durante la noche una mujer misteriosa la vela impidiendo que nadie más pueda entrar para ver lo que hace en la herrería. Cuentos de brujas, sin duda, pero quién sabe...

- Kalak, el Señor de los Liches. A pesar de los pocos movimientos que se han visto en los alrededores del Páramo del Liche, se sabe a ciencia cierta que el gran nigromante trama algo en contra de su archienemigo el Duque Saulk Blaugir. Unos dicen que el nigromante está intentando reunir un nuevo Cónclave de Brujos Oscuros para recuperar el territorio que, junto a sus hermanos, una vez fue suyo. Otros, que el brujo está tramando dar muerte a la Duquesa a sabiendas de que Lord Saulk se enfurecería con la muerte de su esposa y también porque desea vengarse de la progenitora del responsable de la caída de los Señores Oscuros así como de la perdida de sus dos manos, que actualmente se encuentran engrilletadas y ocultas en lo profundo de las catacumbas del Baluarte del Dragón como trofeo tras la victoria sobre el Señor de los Liches en la Batalla del Valle de Köreth. Por último hay quienes dicen que en los últimos meses ha estado haciendo tratos con un sinfín de criaturas oscuras, así como seres extraplanares para conseguir el poder necesario para someter Tierra Negra bajo su yugo y que también muchos de los artefactos y grimorios perdidos durante la Noche de los Báculos Rotos por sus hermanos se encuentran ahora en su poder. Sea como sea, no son pocos tampoco los que afirman que estas tres teorías podrían ser ciertas y que pronto se acercará el momento en que Kalak vuelva a mover sus fichas y los ciudadanos de Tierra Negra vuelvan a atrancar sus puertas y recen a sus dioses porque el Señor de los Liches no detenga su mirada sobre ellos para segar sus almas.

Y una vez aceptado el vacile y habiendo escrito tremenda parrafada, le paso el testigo a Duraglar, El idem de Yazston, La Guarredida der Gato Negro, el laberinto del chinotauro y el Correo Troll (así queda todo en casa).

3 comentarios:

Mewi dijo...

En fin...Para volver a presionarte y que escribas más he tenido que escribir una minientrada de la salvajada que hice ayer...

Tomo nota de los peligros y los tendré en cuenta la próxima vez que vaya a por setas a la Tierra Negra. Gracias ^^.

Heriss dijo...

Se te olvidó el mayor peligro que pueda existir. Cuenta la leyenda de un orco fumeta y algo cabrón, que tras intentar colocarse fumando caca de marrano e ingiriendo setas alucinógenas sin éxito, ¡probó a fabricar su propia droja! Mezcló en un caldero hormigas, cucarachas y poagres variadas, le añadió un toque de crujientes cristales y... ¡voilà!
Actualmente se dedica a vender tal aberración entre los niños a la salida de las escuelas, que colocar no coloca, pero que deja un regustillo a sangre según te baja por el esófago que pa qué.
¡Cuidado, madres terranegrinas! Vigilad a vuestros niños cuando salgan del colegio, pues este sujeto puede andar muy cerca...

Heriss dijo...

Mmm, bueno, y mejor no hablar de cierto tipejo bajito (no, no es Saulk XDDD) que se pasea por los clubes de alterne vestido con tan sólo un suspensorio de cuero...