miércoles, octubre 19, 2005

Apagón a capón

Continua la que acabo de bautizar como la Semana de la Ira, porque más mala leche no se puede acumular, señores mios.

Amanece un día tranquilo en el que no hago nada a parte de esperar una llamada de teléfono que no llega (la del curro ese de administrativo), y me decido a ir a entregar el parte de horas a los miserables de ADECCO.

Mi bugbear laboral, una tal Raquel Vinagre, otra pobre solterona que lleva más de un año sin mojar, por lo que deduzco de sus buenas maneras, me pilla el parte y me despide sin siquiera comentarme si hay algún curro nuevo para mi, o un desesperanzado "ya te llamaremos". Con su "Pues, ya está", se despedide sin siquiera decir un "Adiós" o "Hasta luego" y yo me remito a arrugar el hocico como si mala peste me llevara y me piro del lugar lo más rápidamente posible.

El caso es que llego a casa y descubro que la activación de windows está al caer, a cosa de 9 días, así que miro en el CD de donde saqué el maldito sistema operativo y pongo el parche que me indican.

Reinicio. Me dice que la sesión no puede abrirse porque la activación no se ha realizado.

Reinicio. No me deja entrar a windows. De hecho no llego ni al logotipo. Maldición tengo que reinstalar o repararlo.

Reinicio. Intento reparar. Al cabo de un tiempo me dice que no se puede, que hay un error grave.

Reinicio. Intento grabar Windows borrando el antiguo y poniendo el nuevo. Error grave, reinicia.

Reinicio. No me deja formatear.

Reinicio. No puedo hacer nada.

Busco un Windows 2000 Gold en el ordenador de mis hermanas, que al parecer ya lo bajó el Emule. Lo voy a planchar a un CD y... está dañada la copia, o hay algún error de algún extraño tipo, se me pone una sonrisa sardónica, presa de la locura empiezo a farfullar contra todas las deidades existentes en esta bola de barro que es la Tierra.

Vuelvo a probar suerte en mi ordena.

Apagón.

Reinicio... mi andadura a la tienda donde compré el ordena y llevo la CPU para que la echen un ojo y hoy (porque todo esto me pasó ayer) me den el diagnóstico, que no tengo duda que incluirá un delicioso formateo: e-mails, número de cuenta de mi conexión, fotos, dibujos escaneados últimamente... a la mierda.

Vuelvo a casa y me pongo a estudiar las oposiciones a bibliotecario. Son las 18:30, llevo desde la 13:00 intentando arreglar un ordenador que no tenía solución posible. Me pongo a estudiar.

Llegan las 19:30, no hay luz natural para estudiar. El apagón sigue siendo apagón.

Miro al infinito.

A las 20:30 vuelve la luz :D

Decido irme a merendo-cenar. Se va la luz.

Vuelve la luz. Bueno, ha durado poco. Merendo-ceno.

Me pongo a escribir el blog de "Perdido en el Laberinto Laboral". Cuando llevo 10 párrafos escritos, se va la luz.

Muecas de furia. Aspavientos y gesticulación para maldecir. Lo tenía todo.

Pasa mi momento de gloria y vuelve la luz de nuevo.

Consigo escribir mi blog (de nuevo, pero con menos detalle), esta vez en un .doc. Subo el texto al susodicho blog.

Me echan del ordenador, evidentemente estaba utilizando el de mis hermanas. Me voy a estudiar un poco las oposiciones. Me entra sueño.

Me voy a dormir. Cuanto antes pasan estos días, mejor. A ver qué me espera el día de hoy...

2 comentarios:

La Jelen dijo...

Definitivamente, dedícate a la jardinería y deja el imperio de Bill Gates para tu próxima vida ;)

Heriss dijo...

Está claro. El apagón es cosa de tu ordenador. ¿Qué coño hacías?
Tu semana no ha sido buena. Espero que este fin de semana se haya arreglado un poco...
Mmm...
Lo retiro. Después de ver el bodrio de película que hemos visto hoy...
¡¡¡Pero mira que eres gañán!!! Y encima me has gafado los boletos de la lotería.
¡¡¡Marrajo!!! ¡¡¡Piltrafilla!!! ¡Deshecho baboso y purulento de piojo de prepucio de ballena!
Bueno, vale. Yastá. Hale, que te quiero, y a la vez te odio por haberme dejado solita un sábado en casa, poniéndome y quitándome ropa íntima, acicalándome y bañándome...
Bah, al peo.